ProceduresView all

Cirugía de nariz

Intervención quirúrgica destinada a la corrección de deformaciones nasales mediante la modificación de su forma, lo que conlleva a una mejora del equilibrio y la armonía facial.

Cada rinoplastia es un caso diferente que debe evaluarse con detenimiento. No se trata únicamente de reducir o aumentar el tamaño de la nariz, sino de adaptarlo a las facciones y características propias de la persona. En este tipo de cirugía estética es especialmente importante el diálogo con el paciente para contrastar sus deseos y perspectivas con las posibilidades de mejora que ofrece la intervención.

Candidatos: Hombres inconformes con el aspecto de su nariz.

Nombre del procedimiento: RinoplastiA

Tiempo de la cirugía: De 1 a 3 horas, dependiendo del caso

Tipo de anestesia: General.

Hospitalización: Ambulatorio.

Complicaciones (poco frecuentes): Sangramientos, infección, necrosis, asimetría.

Tiempo de recuperación: 

• De tres a 12 días para volver al trabajo

• De cuatro a seis semanas para realizar todo tipo de actividad

Síntomas post-operatorios: Dolor leve, sangrado leve las primeras 24 horas, inflamación y edema en algunos pacientes alrededor del área (ojos y nariz)

Resultados: Los resultados definitivos se observan a partir de los seis meses.

Cirugía de nariz

Cuando se ha terminado el proceso de osificación de los huesos de la cara, normalmente entre los 15 y los 17 años. No obstante siempre es mejor esperar a la mayoría de edad antes de tomar la decisión de operarse.

Al retirar el yeso a los diez días, la nariz tendrá una forma correcta y lo suficientemente buena para hacer una vida totalmente normal. Pero el resultado definitivo en lo que a detalles se refiere precisará de un tiempo mayor, por lo general unos seis meses para lograr la apariencia final.

No lo es. En general no se precisan analgésicos por más de tres días.

En algunos casos es necesario un taponamiento nasal por 48 horas. En otros sí, aunque al principio con cierta dificultad, ya que podrán formarse pequeñas costras internas y existirá una cierta inflamación post-quirúrgica inevitable. Al cabo de unos días y con el tratamiento recomendado, podrá respirar cómodamente.

El post-operatorio no es doloroso, sin embargo se indican analgésicos anti-inflamatorios. Si tiene ganas de estornudar, hágalo con la boca abierta, dejando salir el aire libremente. En el momento de retirar el yeso, los edemas y hematomas visibles ya habrán desaparecido y la nariz se encontrará en unas condiciones lo suficientemente buenas como para que el paciente pueda realizar su vida con normalidad. Sin embargo, el aspecto estético definitivo deberá seguir una evolución que llevará un tiempo no inferior a los seis meses. Se trata de una evolución lenta y progresiva que puede incluso pasar desapercibida. Sin embargo, hay que insistir en su gran importancia para el resultado definitivo. Se colocaran, además, adhesivos directamente en la piel para controlar la inflamación. Se deberán usar por tres semanas

La posibilidad de complicaciones en este tipo de intervención es muy poco frecuente. Puede producirse una infección o sangrado mayor del habitual.

No. Ningún cirujano plástico, por muy experto que sea, puede inferir al 100% cómo quedará la nariz luego de la cirugía. Del mismo modo, tampoco debemos confiar en que un computador, por medio de una simulación fotográfica, nos indicará exactamente cómo será la futura nariz. La estructura física de la cara y las proporciones del mentón, la frente, etc. son usadas por el cirujano para la planificación quirúrgica. Nuevamente, insistimos en que la relación médico-paciente es, sin duda alguna, pieza clave para direccionar el plan quirúrgico.

Si en su caso tiene cicatriz en la base de la nariz no debe recibir sol al menos por un mes. De igual manera si persisten pequeños morados en las zonas alrededor de la nariz debe alejarse del sol hasta que estos hayan desaparecido por completo.

Aunque no sea visible, el edema provocado por la operación persiste largo tiempo. Esto se nota usando gafas porque dejan una marca profunda en el punto de apoyo sobre la nariz. No existe una contraindicación, pero sí una recomendación de no llevarlas de forma continua durante los dos primeros meses después de la intervención. Pueden usarse si se va reposando de vez en cuando dejando el tiempo necesario para que la marca se recupere.