ProceduresView all

Liposucción láser

La eliminación de los excesos de grasa es un reto que la cirugía estética vence cada vez con más facilidad.

La liposucción láser o Laserlipólisis  es actualmente el mecanismo de acción más utilizado a nivel mundial para la remoción de grasa localizada o liposucción general asistida con láser. Su finalidad es emulsificar la grasa y lograr su extracción de forma fácil y segura, sin dañar tejidos adyacentes y en muy corto tiempo.

La gran ventaja del procedimiento está en que combina la potencia del láser para moldear áreas del cuerpo con uniformidad, sin sangrado y con excelente retracción de la piel. Esto permite la recuperación en muy corto plazo debido a que no requiere anestesia general para su realización.

Candidatos:

• Hombres que pese a estar dentro de su peso ideal, tienen depósitos de grasa en áreas localizadas y quieren eliminarlos para mejorar su apariencia física.

• Hombres con sobrepeso, sin obesidad mórbida, que estén en régimen dietético.

• Hombres que han sido sometidas a cirugías bariátricas para perder peso y han alcanzado su peso ideal.

• No debe realizarse en personas con obesidad mórbida. En esos casos se hace primero una cirugía bariátrica para perder peso y luego la cirugía para mejorar el contorno corporal.

Nombre del procedimiento: Lipoescultura Láser

Duración: De 1 a 4 horas, dependiendo de la extensión del procedimiento.

Anestesia: General.

Hospitalización: Ambulatorio generalmente. Puede requerir un día de hospitalización.

Recuperación:

• Cinco días para regresar al trabajo.

• De una a dos semanas para actividades más fuertes y deportes.

• Cuatro semanas para resolución total.

Duración de los resultados: Pueden ser permanentes si se mantiene un régimen alimenticio sano, acompañado de ejercicios.

Descripción tratamiento:

Una sonda que emite ondas de alta frecuencia produce la licuación de la grasa, la cual se retira luego con una succión a baja presión.

Cuando esta sonda se pasa en la capa de grasa superficial ayuda a mejorar la celulitis. El procedimiento facilita la aspiración de zonas fibrosas como los rollitos de la espalda, pantalón de montar y en reoperaciones.

Produce una mejor retracción de la piel, sobre todo en áreas de flaccidez: brazos, cara interna de muslos y abdomen de hombres mayores.

Produce menos pérdida de sangre y menos hematomas, porque no lesiona vasos.

Mejora el “poceado” de la celulitis por un efecto regenerador del colágeno de la dermis.

Equipo:

• Tipo de laser: DUO laser Diodo

• Modelo: Siemens SixLaserDuo 9-20

• Longitud de onda: 808nm y 980nm

• Potencia Máxima: 30W

• Tasa de Repetición: 0.6 Hz-10k Hz

• Sistema de trasmisión: Fibra óptica 400um- 600um

Liposucción láser

Normalmente, las pequeñas incisiones que se realizan no superan los cinco milímetros y desaparecen casi en su totalidad a los tres meses. Sin embargo, adicionalmente se toma la previsión de realizar las incisiones en sitios estratégicos (pliegues, surcos) con la finalidad de que puedan ser disimuladas en su totalidad.

Normalmente es una cirugía ambulatoria. Si se hace con otra cirugía de gran tamaño es recomendable que el paciente sea hospitalizado.

• Papada

• Brazos

• Región abdominal

• Cintura

• Espalda

• Cara externa del muslo (“revolveras”)

• Cara anterior del muslo

• Glúteos.

La autodonación consiste en extraer una cantidad pequeña de sangre al paciente, preferiblemente antes del tercer día previo a la cirugía, para que los glóbulos rojos extraídos hayan sido repuestos para el momento de la operación. Su sangre se guarda en el banco de sangre de la clínica y se reinyecta en su organismo en el postoperatorio inmediato. Esta técnica, además de permitir reponer el volumen que pudiera perder con la cirugía, promueve una recuperación más rápida y sin desbalance del volumen de sangre. Utilizar su propia sangre elimina los riesgos de contraer enfermedades contagiosas.

Los resultados pueden ser preservados después de la gestación, siempre y cuando su peso sea controlado por un especialista. Si no desarrolla muchas estrías o la flacidez no es mayor, las formas obtenidas con la lipoescultura se mantienen.

Cuando se trata de cirugías en las que se extrajo una cantidad grande de grasa, es recomendable usar una faja durante cuatro a seis semanas tras la intervención.

Raramente la lipoaspiración trae problemas. El peligro no es mayor ni menor que en otras cirugías, siempre y cuando sea realizada en atención a todas las normas técnicas aplicables. Hay que tener cuidado de no extraer grandes volúmenes de grasa. Como criterio establecido a nivel internacional por los cirujanos plásticos, se recomienda no extraer más de cinco a siete por ciento del peso corporal. En la actualidad, para cirugías en las que haya que retirar grandes volúmenes, se aconseja hacer una autodonación de sangre.

Generalmente no. El dolor se controla con analgésicos comunes.

Toda cirugía pasa por una fase variable de desinflamación. Depende del paciente y de las zonas que fueron tratadas. Durante los 30 primeros días del postoperatorio es posible que el paciente no perciba en su totalidad los resultados. Después de este período comienza una desinflamación de la zona. A los tres meses podrá ver ya un excelente resultado. Recomendamos realizar terapias postoperatorias (drenajes linfáticos y/o ejercicios), orientadas a modelar y disminuir la inflamación de los tejidos.

Más que hablar de perder kilos, debemos hablar de disminuir tallas. Normalmente el paciente puede perder entre cuatro a seis kilos, pero es realmente en la disminución de las tallas de pantalón, sostén, camisas, etc. en donde se nota el cambio.

Esto dependerá de la extensión de las áreas a tratar. Puede demorar entre una y tres horas, en promedio.

Al día siguiente ya podrá tomar un baño. Si el procedimiento ha sido hecho en conjunto con otra cirugía entonces deberá consultar al médico.

La mayoría de los casos se realizan con anestesia general, de esta manera se obtienen mejores resultados.